sábado, 30 de enero de 2010

Estudiantes e infiltrados, marchas y poncha'os

La siguiente es una crónica de lo que vi en mi cobertura de la marcha hacia Corpoelec, el día 28 de enero de 2010.

Estudiantes de varias universidades de Caracas partieron el 28 de enero desde la Plaza Miranda, frente al Centro Comercial Millenium, hasta la sede de Corpoelec, en El Marqués.



Oficialmente no se había revelado el destino de la marcha, pero algunos estudiantes dejaron colar la información. La marcha circuló con normalidad por la avenida Francisco de Miranda, para subir por el Unicentro El Marqués hacia la avenida Sanz, donde se encuentra el organismo eléctrico.

Cuando los estudiantes comenzaban a llegar a la subida de la avenida Sanz, efectivos de la Policía Metropolitana estaban circulando detrás de la marcha. Algunos estudiantes se acercaron a conversar con ellos y un oficial les aseguró que, mientras no hubiese conducta violenta o irregular, ellos no los reprimirían. Por el contrario, los acompañarían durante el recorrido.

Detrás del Unicentro El Marqués, en el retorno de la Avenida Sanz, dirigentes estudiantiles comenzaron a formar una barrera para impedir que los estudiantes siguieran su camino hacia la sede, a unos 20 metros. El motivo: a 10 metros de la sede se encontraba un piquete de la PM haciendo barrera para impedir el paso. Detrás de ellos la ballena, unidades motorizadas y presuntos oficialistas.

Al poco tiempo de llegados los estudiantes, la comunidad de El Marqués comenzó a sonar sus cacerolas y ondear sus banderas en respaldo a la manifestación. Incluso algunos de los vecinos bajaron a la calle a dar palabras de aliento a los jóvenes y a dar el cacerolazo en la acera.

Un representante del organismo gubernamental recibió de los estudiantes una carta donde exigían no politizar el problema eléctrico, y consultar con verdaderos expertos en la materia para aplicar medidas que no castiguen a la población venezolana. Los estudiantes también aseguraron que la responsabilidad de la crisis eléctrica es del gobierno, por no realizar las inversiones necesarias en el sector.

Roderick Navarro, presidente de la FCU de la UCV, mostró la copia con firma de recibido por parte del funcionario, leyó algunos fragmentos del comunicado y dio por concluido el acto, asegurando que los objetivos se habían cumplido. Por último, entonó junto a los manifestantes el himno nacional.

Sin embargo, el evento no terminaría allí.

Mientras los dirigentes estudiantiles invitaban a retirarse de lugar, una gran mayoría de los estudiantes concentrados hicieron caso al llamado. No obstante, un pequeño grupo decidió no irse, inconforme porque la PM no les permitió llegar hasta la sede de Corpoelec, haciendo una barrera para impedirles el paso.

De este pequeño grupo que arengaba a los manifestantes restantes, dos de ellos fueron vistos en la manifestación de ayer miércoles en la Universidad Católica Andrés Bello llamando al enfrentamiento con los efectivos de la policía y armándose con piedras. Los estudiantes presentes ese día no hicieron caso a ese llamado, por lo que dicho evento terminó de manera pacífica.

Dichos jóvenes no fueron reconocidos por al menos 25 personas como estudiantes de la universidad.

Pero hoy las cosas ocurrieron de manera distinta.

Un representante estudiantil de la USB declaró que la dirigencia estudiantil había dado por concluida la manifestación, y que no se hacían solidarios con el llamado que este grupo hizo posteriormente, a concentrarse en la autopista Francisco Fajardo, a la altura de La California. Su deseo era no provocar conflictos, por lo que no deseaban bloqueos de tráfico en esa vía.

El pequeño grupo, no obstante, insistió en su nueva misión. Al poco tiempo de salir hacia la autopista, la ballena de la PM y otras unidades del mismo ente acudieron al llamado en la autopista, accediendo desde la avenida principal de Los Cortijos, entre otras rutas. Incluso algunos de los efectivos motorizados que se encontraban desde temprano en las adyacencias de Altamira se movilizaron hacia la zona.

Como resultado, la nueva concentración estudiantil fue reprimida, y algunos de ellos resultaron heridos. Mientras todos estos sucesos tenían lugar en La California, el presidente Hugo Chávez transmitía una cadena nacional desde Miraflores, acompañado de sus ministros.

Muchos conductores no fueron capaces de sortear el tráfico de la manifestación, ya que sólo había algo de información disponible en los medios digitales. Ni la radio ni la televisión podían informar a la gente de lo que sucedía, pues debían conectarse a la señal oficial. Los padres de los estudiantes tampoco podían conocer el estado en el que se encontraban sus hijos, ya que no estaba disponible la transmisión de los sucesos.

Ya que las líneas telefónicas colapsaban a ratos en la zona, las comunicaciones se dificultaron.

Quienes seguían la marcha por televisión hicieron llamados desesperados por Twitter luego de iniciada la cadena, para recibir información de quienes nos encontrábamos en el lugar. Sólo a través de internet, los venezolanos pudieron estar informados y elegir sus fuentes de noticias.

Por último, una vez más un pequeño grupo radical dio la razón al gobierno, cuando habla de los "guarimberos". Curiosamente, muchos estudiantes han declarado no conocer a estos jóvenes de sus casas de estudios. Sin embargo, aún no se toman las medidas de seguridad o movilización que permitan neutralizar a los infiltrados y evitar los sucesos violentos.

El llamado es a la dirigencia estudiantil, para que busque los mecanismos que frenen los intentos de unos pocos de desprestigiar su movimiento.

No hay comentarios.: