viernes, 3 de agosto de 2012

Polarización, clichés y política: El tedioso arte de opinar frente al polarizado

En tiempos de polarización política, es AGOTADOR tener que empezar cada frase y cada opinión por "el hecho de que critique a un sector no quiere decir que apoye incondicionalmente a sus rivales".

La teoría de los conjuntos nos enseña que, el que A pertenezca a B, no quiere decir automáticamente que B pertenezca a A. Sin embargo, esto parece no aplicar para el "polarizado".

Una parte de B pertenece a A, pero la mayoría no pertenece...


Entonces, tener que empezar cada frase por "el hecho de que esté en contra del Gobierno no quiere decir que esté a favor del así llamado Imperialismo mejmo, bla, bla, bla, etc. etc., etc., hooray everybody", es algo que simplemente no debería existir. 

De hecho, muchos asumen que Estados Unidos es el gran modelo del capitalismo cuando realmente, quienes han profundizado en el tema y no se han ceñido automáticamente al discurso polarizante, pueden ver que muchos de los principios se han violado y han conducido a este lento y agónico colapso de una gran potencia que ahora busca (e intenta negociar internamente) los reajustes necesarios para continuar en su posición. 

Presenting your Royal Highness, our illustrious King Julian the 3rd self proclaimed Lord of the Lemur blah blah blah, etcetera etcetera etcetera, hooray everybody


De hecho, basados en el cliché "no chavista=pro yankee", muchos se sorprenden cuando expreso mi desacuerdo con muchos aspectos del modelo que han sostenido los Estados Unidos (país con el que, a fin de cuentas, no tengo prácticamente ningún vínculo) y mi acuerdo con un modelo más similar al canadiense, con un libre mercado que permite el progreso y una red de seguridad social que permite que el país no implosione cuando una mayoría desfavorecida termine cayendo en una "venganza social" contra la élite.

Sin embargo, como todo, hay muchas cosas por corregir a las que ningún país del mundo está exento. La perfección no se ha encontrado en ninguna parte. Lo único que hasta ahora está bien localizado es la polarización, el encasillamiento y, como dije antes, un sentimiento de venganza del que hablaré en otro momento.

No hay comentarios.: