martes, 22 de mayo de 2012

Mujeres "naturales": O te adaptas a la sociedad, o te adaptas a la caverna

A estas alturas, muchos habrán leído, escuchado y opinado sobre el caso de Jenna Talackova, la aspirante a Miss Universe Canada que fue descalificada por unos días por ser transgénero, pero luego fue restituida en el concurso pues las leyes canadienses no permitían esa medida.

Ahora, luego de terminado el certamen, la aspirante se va con la satisfacción de haber quedado entre las 12 finalistas, pero no logró ganar. Sin duda, muchas chicas talentosas concursaron y la ganadora probablemente se merecía el puesto, pero muchas preguntas vinieron a mi cabeza desde antes de la ceremonia.

Jenna Talackova. AFP

Una de las cosas que se me ocurrió cuando anunciaron la restitución fue: ¿está Talackova condenada a perder, sin importar su desempeño? Esto porque Donald Trump recordó muy claramente que en el Miss Universe sólo pueden participar "mujeres naturales". En pocas palabras, si Talackova ganara entre las canadienses, ¿Trump igual la descalificaría del certamen mundial?

Pero luego de hacerme esa pregunta, retumbaron en mi cabeza las palabras "mujeres naturales".

Ampliamente conocido es el hecho, criticado por unos y alabado por otros, o ignorado con la mayor indiferencia: gran parte de las concursantes en el Miss Universe pasa por uno o más procedimientos quirúrgicos para mejorar sus "encantos naturales" y tener más oportunidades de ganar.

Mientras algunas pasan por retoques menores como quitar una grasita por acá o perfilar un poquito por allá, también son famosas las fotografías de antes y después donde algunas candidatas parecen haber pasado por el programa Extreme makeover antes de concursar.

Honey Lee, Miss Corea 2007, antes y después de la transformación


Pero no importa. Puedes operarte todo el cuerpo y aún así participar en el Miss Universe. A menos que te operes los genitales.

Lo que es bueno para el pavo...

Mucho ha criticado una buena porción de la sociedad las cirugías plásticas. Tanto así que han creado una categoría de "mujeres naturales" para referirse a quienes jamás hemos pasado por un procedimiento quirúrgico para mejorar nuestro aspecto, aunque nosotras mismas no consideramos menos mujeres o más ¿antinaturales? a las que ejercen su derecho de hacerlo.

Entonces, si vamos a hablar de mujeres naturales, no puede haber medias tintas. Mi punto es: o aceptas las cirugías y dejas concursar a Talackova con su cirugía de genitales, así como has dejado concursar a otras mujeres que has llamado "antinaturales", o simplemente excluyes de la competencia a toda aquella que haya tenido cirugías correctivas.

Y entonces alguien me dirá si convertir un pene en una vagina es cirugía correctiva. Para Talackova, tal vez lo sea porque, según ella, haber nacido hombre fue un error.

2 comentarios:

Rene dijo...

Querida Angie. Cómo opinar sin caer en la etiqueta de homofóbico o algo por el estilo?
Ahora lo políticamente correcto es aceptar la biodiversidad, la diversidad o las "terceras vías" de tal forma de parecer más "civilizado" públicamente.
Comenzaré con un punto de vista, tal como lo hiciste tú.
Los concursos de belleza tienen un patrón generalmente gay, cuando veo esas esqueléticas y maquilladísimas modelos intentando medir 90-60-90 con 1,80 m y 50 kilos me da tristeza pensar que las mujeres crean que ese es el non plus ultra de la belleza femenina que busca el hombre.
Si la mayoría de "modistos", "especialistas de belleza", "organizadores de concursos" etc. son gay y han determinado los patrones de las participantes, no es nada ilógico pensar que es un gusto amanerado, afeminado o gay.
Los gustos masculinos van más por el lado del Miss Hawain Tropic, Miss Playboy, Cola Reef, donde la mujer está poderosamente perfilada de curvas.
A qué viene esto? Simple, travestis, transformistas o cualquiera que se me haya olvidado, son sin discusión una caricatura de mujer, la feminidad no radica en el maquillaje y en los tacones, ya que hemos visto "hombres" usarlos con mayor habilidad que muchas mujeres.
Si aceptamos que la feminidad radica en algo que no está en la apariencia o el disfraz, tendremos que decir que es algo esencial, cosa que estas personas transgénero no la tienen, La Esencia, que es el primer acercamiento con la identidad. Su conflicto, su resolución es superficial, es parecer, imitar, convertirse en la situación deseada, pero no hay esencia en ellos, ya que la esencia es original, es decir, de origen.
Cuando las misses dejan los concursos y aumentan de peso, terminan por ser más atractivas que su fase anterior.
Expuesto lo anterior, sólo queda decir, que para efectos de gustos y criterios de concursos de belleza cuyos patrones no son de preferencia masculina exclusivamente, ese participante puede calar perfectamente, pero si el norte es que a pesar de los efectos especiales, exista una valoración de la esencia femenina, pues está imposibilitado en ese sentido.
Canadá puede estar orgulloso de su nivel de "civilización", pero no deja ser un problema muy local, empresarial o de los organizadores y su propósito.

Juan José Meléndez dijo...

Hola Angie. Muy interesante tu artículo!

Estoy de acuerdo con Rene; el concepto de feminidad va más allá de la apariencia, pues incluye características y comportamientos tanto aprendidos, como algunas características que son específicamente biológicas.

Un transexual podrá verse como una mujer, pero en esencia no lo es. Incluso podría participar en un concurso específicamente de belleza, pero en este certamen que tu mencionas se evalúan valores, inteligencia, elegancia, feminidad, tanto así que casi nunca gana la más hermosa.

Padrísimo tu blog, te dejo un link por si gustas visitar el mío. Saludos!!
Planeando tu futuro