domingo, 10 de octubre de 2010

Rebautizando la OEA

Desde hace bastante tiempo vengo conversando sobre la finalidad de la Organización de Estados Americanos, dado que en diversas contingencias latinoamericanas ha demostrado una inescondible ineficiencia, si es que inescondible existe.

En conversaciones con amigos nos ha salido calificar a la OEA como un "club de presidentes", luego de la postura del organismo ante la crisis de Honduras.

En su momento escribí en este blog que no estaba de acuerdo con los golpes de estado, pero que las actuaciones previas de Manuel Zelaya debieron ser condenadas.

Igualmente, dije que la OEA y la Comunidad Internacional en general debieron decir a Zelaya que podía volver a su cargo sólo si se comprometía a respetar la constitución hondureña.

La incondicionalidad de la OEA con los presidentes de las naciones aliadas no tiene precedente. Sin embargo, a la hora de atender las solicitudes de los ciudadanos, los "oídos sordos" son la respuesta predeterminada.

Probablemente si el secretario general de la OEA fuese elegido por voto popular, otro gallo cantaría.

Si bien muchas instancias de la OEA han tenido un papel mucho más significativo en intentar defender los derechos de los ciudadanos (como la CIDH, por ejemplo, por cierto vetada en Venezuela), su secretario general, actualmente José Miguel Insulza, siempre deja mucho qué desear defendiendo a los ciudadanos.

Por ello, propongo que la Organización de Estados Americanos se llame, de ahora en adelante, Organización de Gobiernos Americanos.

En un post anterior, dejaba clara la importancia de la división entre Estado, Gobierno y partido político. Dado que Estado y Gobierno no son lo mismo, y la OEA realmente se ha dedicado a defender Gobiernos, le quedaría bien ser la OGA.

A todas estas, sigo esperando algo contundente por parte de este organismo...

3 comentarios:

Lis dijo...

Le felicito por su comentario, soy chilena pero para mi esta visto que este señor solo le defiende deredhos a la ultra izquierda ya que en mi pais aún no he escuchado una sola defensa por traer de vuelta a Galvarino Apablaza acusado del asesinato del asesinato de Jaime Juzmán senador de la república asesinado por el frente patriotico Manuel Rodriguez en plena democracia.

arcoirisdelnorte@hotmail.com

N. Mora

Hprog dijo...

Coincido 100% contigo, mi querida amiga, y creo que los venezolanos tenemos ejemplos de sobra respecto a la ineficacia de la OEA. ¿Recuerdas cuando Patricia Janiot entrevistó a Insulza y este prácticamente se cruzó de brazos ante todo lo que ella le decía? Caraduras como él no están allí para defender la democracia en nuestros países, sino para apuntular su ideología.

Ángel dijo...

Desde el punto de vista de la teoría de las relaciones internacionales, la OEA es una organización internacional gubernamental (OIG), un club cuyos miembros son los gobiernos. De allí surgen precisamente las dificultades y la poca voluntad de sus integrantes para fijar reglas más duras ante los comportamientos inadecuados. A la hora de imponer sanciones o castigos, los miembros de la OEA siempre piensan en aquello de "con la vara que midas, serás medido" y optan por ser condescendientes por interés propio. En cuanto a Insulza, al ser electo por los gobiernos se encuentra atado de manos pues depende del apoyo que recibe de estos a la hora de actuar.
@angelbermudez