jueves, 13 de marzo de 2008

Sexo con gusto: Trágatelo... ambos saldrán beneficiados

Si la excusa es su sabor, éste puede modificarse a través de la dieta. Si te dice que engorda, aclárale que, por el contrario, tiene propiedades adelgazantes. Además, es un embellecedor natural de la piel e incluso resulta nutritivo para el organismo. Por último, dile lo enormemente placentera que se puede volver una eyaculación con sólo hacerla en su boca.

Hasta hace unos años no entendía por qué las opiniones de las mujeres sobre el semen eran tan distintas: unas describían su sabor como el de calamares remojados y otras lo comparaban con el tiramisú. Ahora, el conocimiento médico nos dice que estas variaciones las produce la dieta.

Los hombres cuyo consumo de proteínas es elevado tienen un semen con sabor parecido a la mantequilla. El fluído de aquellos que comen muchos vegetales casi no tiene sabor y, por último, el sabor dulce y privilegiado lo tienen los amantes de las frutas, carbohidratos y postres.

Por otra parte, el semen está cargado de fructosa, aminoácidos, fósforo, potasio, ácido cítrico, calcio, sodio y zinc, por lo que incluso resulta nutritivo.

Hablando de fines estéticos, la cantidad de hormonas contenidas en el semen tienen además un efecto embellecedor en la piel. Aquellos que vieron el famoso capítulo de Nip/Tuck en el que una mujer se colocaba todas las noches el semen de su marido en el rostro, ya saben que no se trata sólo de un mito producido por la serie. Esto tiene fundamentos médicos reales.

Además, quienes piensan que el semen causa aumento de peso están en el lado opuesto a la verdad. Este tiene calorías negativas al igual que la berenjena, por lo que ayuda a la pérdida de peso.

Culminando con la razón, es hora de pasar a la pasión. Durante la eyaculación, el pene se vuelve particularmente sensible, por lo que es la oportunidad ideal para brindar una dosis de placer inimaginable. Succionar el semen durante la eyaculación produce un estímulo bastante intenso que triplica el placer del orgasmo masculino. Incluso lo cuadruplicaría añadiendo una mirada completamente morbosa al acto.

Por otra parte, la excitación femenina normalmente crea un reflejo de succión que, al ser resuelto, incrementa su placer. Este es el modo ideal de emplearlo. Triplicas tu disfrute porque: ocupas tu instinto de succión, ves a tu pareja disfrutando e incluso te sientes poderosa al hacerlo.

Más allá de la ciencia, el mejor argumento sigue siendo el placer. El infinito universo de prácticas sexuales, desde las más convencionales hasta las impensables fueron creadas para conseguir dosis de éxtasis inimaginables. Lo mínimo para lograr tan anhelada sensación es intentar un poco más todos los días



Publicado en el magazine de www.lamega965.com

Ingresa ya y lee la segunda entrega de Sexo con gusto



2 comentarios:

Moisés Torres dijo...

Que fenomenal cierre: "intentar un poco más todos los días".

Muy buen artículo.

HAL9000 dijo...

¡Bravooooo, Angie! Te mereces una ovación de pie...