viernes, 14 de marzo de 2008

Veto a la iraní

Mi café matutino vino con revelaciones. No me metí a leer la borra del café, pero sí a leer los titulares de la prensa y a ejercitar el cerebro adormecido, recién sacadito de la cama.

En Irán se está eligiendo el parlamento. Somos dos naciones lejanas, tenemos en común la inflación y el desempleo, pero nos separa una brecha históricamente fuerte: la religión. Ellos son mayoritariamente islámicos y nosotros mayoritariamente católicos.

En algún momento los llamados países árabes fueron los más desarrollados de la historia, responsables por muchos de los avances de la civilización. Lamentablemente, las creencias religiosas fueron tan fuertes que terminaron por estancarlos.

Está comprobado que las religiones tienen que ver con el desarrollo de las regiones. Esto parece más que obvio al pensar que ellas marcan las pautas de la vida de sus creyentes. Siempre pongo como ejemplo el libro Etica protestante y espíritu del capitalismo, donde se demuestra la influencia de la religión protestante en el surgimiento de las naciones capitalistas, hoy en día potencias mundiales.

El caso es que nosotros, cristianos, católicos y afines, después de muchos años y muchos muertos llegamos a la sabia conclusión de separar la religión de la política. Nos ayudó esa milagrosa frase de Cristo de "Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios", pero lo conseguimos finalmente. A pesar de todo, la religión sigue siendo poderosa, pero en teoría nadie anda mezclando la gimnasia con la magnesia.

Los países islámicos se han caracterizado por tener bien mezclados estos dos sectores de la vida. Actualmente, la población comienza a despertar hacia el ideal de separar estado y fe, pero los líderes parecen querer asegurarse de que no suceda.

En las elecciones del parlamento islámico fue vetado el 40% de los candidatos "según su compromiso con la República Islámica, su líder supremo y el Islam"

Lo más triste de todo es que la frase nos suene familiar. Para las próximas elecciones de gobernadores y alcaldes apareció la llamada lista de inhabilitados políticos, la cual parece cumplir al pie la frase anterior pero con otros términos.

Cabe destacar que uno de los muchos que figuran en esa lista es Leopoldo López, el alcalde del único municipio de Caracas que se acerca a las nociones de primer mundo, ese en el que les comentaba que la gente no comete infracciones por miedo a ser multada, donde se recoge la basura como debe ser, puedes caminar tranquilamente a las 3 de la mañana, hay vigilancia policial, actividades culturales y deportivas seguras... ese donde es una maravilla vivir a pesar de ser zona sísmica.

Yo toda la vida he soñado con vivir en Chacao, ya que parece ser el único sitio que funciona. Ahora, si López pudiera ser alcalde mayor y exportar sus buenas políticas, no tendríamos necesidad de sobrepoblar Chacao sino que podríamos seguir donde estamos y vivir medianamente bien.

Pero claro, Leopoldo está inhabilitado. ¿Será por su "compromiso con la República Islámica, su líder supremo y el Islam"? ¿O sólo porque tiene mucho chance de ganar?

El mundo es un pañuelo. Está comprobado.


5 comentarios:

Pedro Rosales dijo...

Muy bueno el artículo. Felicitaciones!ç
Sólo un detalle: los iraníes no son étnicamente árabes...

Pedro dijo...

Excelente artículo (y el de Sexo con gusto también)

Lo que siempre me llamó la atención del libro de Weber es como alguien puede escribir un libro de tal importancia y trascendencia, pero que a la vez sea uno de los libros más pesados para leer. La guía telefónica es más amena de leer.

Muchas de las cosas que han colaborado con el atraso de muchos países islámicos se están ahora exportando a países occidentales. Con el incremento del número de musulmanes en esos países, hay un mercado grande que explotar. Por ejemplo, la banca islámica regida por la ley Sharia, donde entre otras cosas no se pagan ni se cobran intereses. El banco HSBC, uno de los más grandes del mundo, ya la ofrece en varios países de Europa.

No soy fan de Leopoldo López, pero esa inhabilitación es de las cosas más ridículas que ha hecho el chavismo. Al carajo lo están inhabilitando por un caso de supuesta corrupción, cuando incluso los concejales chavistas en Chacao aprobaron y firmaron el acto administrativo de donde se origina el caso. Y si no me equivoco, hasta la Contraloría lo aprobó en su momento.

Mi tocayo arriba tiene razón, son persas.

Angie Rodríguez dijo...

Mis queridos Pedros, tienen toda la razón con el origen de Iran. Me dio flojera escribir un par de párrafos más explicando como Occidente suele generalizar gran parte del territorio oriental clasificándolo como país árabe sólo porque predomina el Islam, etc etc. Agradezco mucho la aclaratoria :)

Sobre Leopoldo, no es que sea fanática ni nada por el estilo, de hecho no me atrae como a la mayoría de las venezolanas, pero creo que ha hecho una buena gestión y puede funcionar con este caos de ciudad.

Sé que ese libro en particular es pesado, pero el contenido es excelente.

Jefferson dijo...

Irán es una incógnita dentro del medio oriente. Son Persas, no hablan arabe, su separación política es netamente teocrática (los Ayatollah son los que mandan)y además son el segundo país con mayor exportación de petroleo. Aunque nunca fue así, antes cuando mandaban los Sha, Irán tenía una excelente relación con Occidente y sus creencias, pero con la llegada de la Revolución Islámica, el estado se mezcló con lo religioso. Dudo mucho que ese país salga en un futuro próximo de sus costumbres, los tiempos de cambio deben pasar barrerar muy fuertes en Teherán.

Tuve la opportunidad de trabajar en la Embajada Iraní, aquí en Caracas. Allí puedes ver el ambiente en que se desarrolla esa sociedad, donde Alá es el jefe supremo y el país debe manejarse así. Venezuela tiene sus ejemplos, con esa lista de inhabilitados; en donde se siguen las ordenes de un "jefe supremo" y todo lo demás que se diga es pura tontería.

Muy buen post.
Jefferson Diaz.

HAL9000 dijo...

Según tengo entendido, Irán ni si quiere tiene constitución, todo se rige por el Corán, con lo cual cualquier no-musulmán en ese país pasa a ser ciudadano de segunda.

Hace poco fui a una conferencia donde el ponente comparaba este modelo con el occidental y dijo algo muy cierto: "No es que nuestros países sean geniales. De hecho no se trata entre elegir entre lo bueno y lo malo, sino entre lo malo y lo menos malo... Y en eso, definitivamente occidente es menos malo".

Saludos.