miércoles, 5 de diciembre de 2007

Guía para personas ocupadas I: tips del insomne permanente

La característica principal de una persona ocupada es que tiene poco tiempo para dormir, pero no puede permitir que esto afecte las actividades diarias. A continuación algunos trucos extraídos de la calle misma que pueden contrarrestar los efectos de la vigilia prolongada.

- Nutrición vs sueño

El insomnio por lo general ataca a mediodía o a media tarde con bajas de tensión arterial, ganas de vomitar, pérdida crónica de energía y dolores de cabeza. Incluye carbohidratos y cafeína en el almuerzo y ten a mano analgésicos.

Una nutrición adecuada también ayuda, pues fortalece el cuerpo. Nada mejor que enfrentar la falta de sueño sumada a una baja de azúcar por no comer.

- Muévete

Mantente en estado de actividad o el sueño te vencerá. Unos minutos sin hacer nada y te dormirás sin darte cuenta.

Por otra parte, ejercítate. Mientras más fuerte sea el cuerpo, más situaciones extremas aguanta.

- Agua y más agua

Bebida bien fría y echada en la cara es lo mejor para mantenerse alerta. El efecto del agua fría en la cara dura entre 30 minutos y 2 horas.

- Rinde tus horas

Aprovecha el Metro para dormir, no sin antes asegurar tus pertenencias: enrosca las tiras de tu bolso o cartera en tus muñecas y cubre los cierres con las manos. Si tienes algo de mucho valor guárdatelo en los bolsillos

- Cafeinízate adecuadamente

Hay muchas fuentes de cafeína para el organismo. Todas tienen diferente impacto en tu sueño y en tu sistema digestivo.

El té es el menos dañino para el estómago pero con menos impacto sobre el sueño. se recomienda tomarlo frío porque las bebidas calientes nos aletargan.

El refresco tiene más impacto sobre el sueño pero abusar de él atenta contra el sistema digestivo.

El café tiene gran impacto sobre el sueño y puede ocasionar ataques de gastritis si se abusa de él. Al igual que el té es más recomendable tomárselo granizado. Mientras más concentrado, mayor el estado de alerta.

Dejamos de últimas las bebidas energéticas. Son las más eficientes en cuanto a generar estados de alerta pero también son las más costosas y dañinas. Su abuso atenta (comprobadamente) contra el sistema circulatorio, especialmente el cerebral. Su mezcla con alcohol es particularmente peligrosa. Evidentemente, si se usan con moderación, son la salvación para los casos extremos de letargo.

El consejo: alterna y vencerás.

- Mosca con los medicamentos

Algunos medicamentos pueden causar sueño entre sus efectos secundarios. Los más comunes: antialérgicos, broncodilatadores y algunos protectores gastrointestinales. Si te sometiste a grandes períodos de vigilia y necesitas estar alerta, evalúa este factor.

- Colirio para los ojos

Literalmente. No dormir reseca mucho los ojos y los hace más propensos a infecciones y otras molestias. Hay que tenerle aún más cuidado a este punto si se usan lentes de contacto.

- Organízate

Sin duda, el mejor remedio para la falta de sueño es procurar dormir un poco. Aún las personas más ocupadas pueden optimizar el rendimiento de su tiempo, pero eso será tema de otra edición.

Lo importante es tratar de distribuir lo más equitativamente posible las horas de sueño entre los días de la semana. Lo menos saludable que hay es pasar tres días seguidos sin dormir para luego "reponer" durmiendo todo un día. Es preferible dormir 5 horas diarias durante una semana a dormir dos dias seguidos y mantenerse despierto durante el resto.

No hay comentarios.: