miércoles, 31 de octubre de 2007

Arte con alas cortadas I: la música y el "venezuelan dream"

(Dedicado a Eli, Abi, Elvis, Edgar, Willy, Henry, Jorge, Samuel, Adrián, Carlos, Jerry y todos los músicos del país)

Desde hace relativamente poco tiempo vengo impulsando algunos grupos musicales que quieren comenzar a sonar en Caracas, por lo que he tenido que analizar más a fondo lo que sucede con la música en Venezuela.

En primer lugar, cuando salió la ley Resorte (ley que regula los medios audiovisuales y que establece porcentajes de música venezolana a ser transmitidos por radio) busqué entrevistar a varios artistas venezolanos que estaban medianamente consolidados en su ámbito pero que no eran tan conocidos por el común de la gente. Los beneficios para ellos eran notorios.

Uno de los ejemplos más fuertes que tengo en este caso es Huáscar Barradas, al que entrevisto de tanto en tanto para no perder la costumbre. A él le había ido tan bien en el exterior (donde parecen tenerle mucho cariño a los músicos venezolanos, más que acá) que tenía la capacidad económica de producir sus CD's. La ley lo benefició pues puso su maravillosa música en los oídos del venezolano de a pie, al que no le había llegado mucho por falta de difusión.

Con el primer grupo que trabajé, la banda Parkas, pude constatar que esto de la ley Resorte no era suficiente. ¿De qué me sirve que las emisoras estén obligadas a transmitir mi música si no puedo producirla porque grabar un CD es lo más caro que hay en la vida?

Parkas tiene unos 10 años de existencia. Es una banda numerosa (7 integrantes) por lo que sus presentaciones suelen ser costosas y no muy fáciles de movilizar. Igualmente, la grabación de un CD representaría una buena suma, que, en estos 10 años, nadie ha estado dispuesto a poner. A pesar de ser una banda bastante talentosa e innovadora, con un indudable buen futuro para quien quiera invertir en ella.

Recientemente salió a la luz la noticia de la creación del CENDIS, organismo adscrito al gobierno que estará encargado de producir discos de artistas nacionales. El centro estará a cargo de Xulio Formoso (músico de protesta, más conocido por su participación en la obra teatral Tu país está feliz) y se inaugurará en noviembre de este año.

Esto era lo que faltaba en el caso anterior, alguien que produzca el disco que la emisora está obligada a difundir. Sólo basta esperar para ver cómo será el funcionamiento de este ente y bajo qué términos se dará el beneficio otorgado a los artistas nacionales.

Posteriormente se incorpora a mi lista un grupo musical llamado JAS trío, dedicado a la fusión jazz-bossa. De entrada, este no es uno de los géneros más populares del país, pero tiene un público bien ganado.

La incorporación más reciente fue Guaraira Ensamble, dedicado a la música venezolana, en algo que seguro la gente que lo escuche catalogaría de neofolklore. Si lo quieren comprobar, accedan a www.myspace.com/angierodriguez_producer, y prueben dos de sus temas en el media player abajo a la izquierda.

Guaraira recibió recientemente una invitación a Budapest, Hungría, con una apretada agenda de una semana que incluye conciertos, entrevistas en radio y televisión. Sin duda una excelente representación de la música nacional. Budapest pone todo, menos los pasajes. El detalle: nadie quiere dar los reales para los pasajes. Unos 13 millones de bolívares que una empresa mediana se gasta en un día de publicidad. Ni imaginarse lo irrisoria que es la cifra para una gran empresa o el gobierno mismo.

Uno normalmente pensaría que al gobierno y a la empresa privada les interesa impulsar la cultura nacional en el exterior. Al menos pensaría que les interesa impulsarse a sí mismos por medio de ésta. Se presenta una oportunidad como esta para un grupo que recién se conforma, pero que cuenta con músicos preparados y de trayectoria, y podría perderse porque a nadie le importa.

La pregunta, ¿hay que ser millonario para hacer música en este país?, ¿acaso la gente que la escucha cree que todo lo que implica llevarla a sus oídos se paga sólo?

Respecto a esto, es muy común encontrar quien dé tarima (de las escasas que quedan) a los grupos musicales en Venezuela, pero gratis. A esto siempre me pregunto: usted, que quiere que mi grupo toque gratis para reportarle un beneficio, ¿iría al médico a que le extraiga el apéndice y le diría que lo haga gratis?, ¿iría a un servicio de mudanzas y le pediría servicios gratis?, para no ir tan lejos, ¿iría al proveedor de sonido con el que va a montar ese concierto gratuito de mi grupo y le pediría el servicio gratis?

La pregunta de rigor es, ¿alguno de los citados lo haría?

Pero el amor al arte da para tanto que los grupos se presentan gratis en muchas ocasiones, "mientras se dan a conocer", "para no perder presencia", etc. Y siempre hay alguien que lo aproveche, como que si la música no es un trabajo y no cuesta dinero. Como si los músicos no son seres humanos que pagan luz, teléfono, comida, alquiler y los COSTOSÍSIMOS estudios gracias a los cuales son tan buenos con su instrumento.

Con esa última idea los dejo. Por favor dedíquense a averiguar el costo de los estudios musicales (ya sea en academias o con particulares) y díganme si no es un crimen hacer esta inversión (con todo el amor del mundo) para luego enfrentarse a semejante escenario.

Peor aún, imagínense lo que sería el mundo sin música...

...y pregúntense si no pagarían lo que fuera necesario con tal de salir de ese infierno

pero nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

2 comentarios:

Me siento solo dijo...

Hace muchos años vi a parkas en el Estado Aragua y quedé impresionado con el futuro que tenian estos chavales, yo vivo en este momento en españa y he visto grupos que ni se le comparan, así que si en venezuela no funcionan, que den el salto, aqui SI se sabe valorar el talento.
Un saludo a PARKAS y mucha suerte

Will No Name dijo...

:( estos temas realmente me deprimen...

tal cual, aki hay q ser millonario para poder ser músico... de hecho actualmente, yo q soy un melómano que dejó todo para dedicarse a su banda de rock... actualmente debo dejar mi banda de última en mi lista de prioridades ya que tengo cuentas por pagar. la universidad, la compu, el carro, y la música aki sólo da buenas experiencias, pero las buenas experiencias no pagan las cuentas :(...

esta finisimo tu post saludos