lunes, 27 de abril de 2009

Israel y Palestina en una anécdota de jardín

Anteriormente había expresado mi opinión sobre el conflicto entre Israel y Palestina, utilizando para ello un cuento de colegio de una de mis madrinas. ¿Y a qué se debe el renacimiento del tema? A una serie de comentarios que he recibido en un post de Facebook, en el que intentaba hacer ver que la no aceptación mutua de estos pueblos jamás los va a hacer llegar lejos.

Curiosamente, los comentarios recibidos incentivan un odio milenario de años, un rencor por ataques mutuamente realizados, los cuales cada quien ve según la óptica que más le convenga a "su lado" Y eso me recordó otro cuento más de mi urbanización, aparentemente rica en metáforas internacionales.

Mi edificio es el segundo de tres que integran un bloque en forma de U, o algo parecido. En la parte de atrás de éste, hay un parque infantil y un pequeño jardín, que jamás ha sido lo más bello que hemos tenido.


Este jardín está en la "frontera" entre el edificio 1 y el 2. Un día, a alguien del edificio 1 (conserje, junta de condominio u otro) se le ocurrió que era buena idea cortar el cesped, pues ya llegaba hasta las rodillas. Pero, no sé si por ahorrarse unos reales o por hacer un desdén, sólo mandaron a podar su "mitad" del terreno.

En mi edificio fue tal la calentera que agarraron con este acto que, tiempo después, hicieron lo mismo. Ahora era "nuestro lado" del jardín el que estaba podado, y el suyo tenía una gran maraña de cesped crecido.


Como resultado, cada cierto tiempo se alternan las mitades de jardín. Un día le decía a mi mamá "esto no se va a acabar hasta que uno de los dos decida podar el jardín completo" Y así pareciera ser el hecho con Israel y Palestina, y con miles de naciones peleadas desde hace siglos.

Si la gente no se hubiese determinado a "olvidar" o al menos a dejar pasar la Santa Inquisición, probablemente hoy en día estarían masacrando curas en honor a los miles de ajusticiados que sufrieron muertes horribles sólo por llevarle la contraria al poder de turno.


Y no se trata de ser condescendientes. El asunto es que muchas de nuestras pugnas actuales tienen orígenes realmente triviales, pero el resentimiento de miles de años las han hecho asuntos grandes y mortales. Probablemente el día de mañana los habitantes de los dos edificios se estén cayendo a plomo por su honor, cuando todo en realidad surgió por medio jardín sin podar.

Por cierto, hablamos de un jardín de apenas 1x3...

Blogalaxia: , , , , ,
Bitacoras.com: , , , , ,
Technorati: , , , , ,

2 comentarios:

Corbu dijo...

Me recuerda el caso del Egipto de Anwar_el-Sadat, fue este dirigente quien dio el paso unilateral de firmar la paz con Israel. Desde entonces no han existido más conflictos armados abiertos (guerras multinacionales) entre las naciones árabes e Israel.

Pablo J dijo...

Es muy cierto, a veces la gente se enrolla por tonterías y se olvida del objetivo de las cosas. En el caso de tu ejemplo, que el jardín esté podado. Se supone que se hace para que se vea bonito ¿cierto?, entonces que gracia tiene podar una mitad sí y otra no??

En esos casos, alguien debe tomar la decisión de podar el jardín entero, y así quizás, enseñar a los otros.

Otro ejemplo es, para ilustrar más aún el eterno egoísmo humano, cuando se daña un semáforo. Todos los conductores tratan de pasar SIEMPRE! Sin dar paso, formando una tranca donde ninguno puede avanzar a consecuencia del otro. No se soluciona hasta que alguno decida retroceder. Algo así tendrá que pasar con el conflicto Israel-Palestina.

Muy chévere el blog, me ha gustado bastante.

Que tengas un buen día ;)