jueves, 2 de abril de 2009

Estímulo a la ineptitud nacional: caso La Bandera

En el marco de todos los planes de estímulo que adelanta el gobierno nacional, parece que la elevada producción de ineptitud no escapará a ser multiplicada.

Dentro de los titulares de la prensa nacional, en medio de epidemias en Chichiriviche, la obsesión Rosalera y la ola de robos en carreteras pasa casi desapercibida la reciente prohibición de venta de boletos anticipados en el terminal de La Bandera. ¿La razón? Evitar la reventa de boletos.

Antes de la respectiva lavada de orejas, es necesario aclarar algunos puntos. En primer lugar, la reventa de boletos no es algo que se le ocurra a cuatro bolsas en distintas localidades de la ciudad un domingo por la tarde porque les sobraron unos reales y no tenían más nada que hacer. Por el contrario, es una actividad organizada, con grupos muy definidos que se dedican a esto y que son fáciles de desmantelar. Es decir, si se pueden desmantelar comandos de las FARC, no creo que unos delincuentes menores como estos sean un blanco demasiado difícil.

En segundo lugar, la identidad o localización de estos individuos no es ningún secreto. Sólo basta sentarse a llorar en el terminal porque no hay pasajes para que aparezcan. Además, si una persona aparece en una taquilla y te compra 40 boletos, ¿el empleado de la taquilla es bolsa o bien remunerado? Los vínculos están bastante claros.


Pero no. Como somos ineptos y en realidad nos da flojera buscar a los culpables, vamos a impedir que usted pueda dar un paso más hacia el desarrollo y planificar unas vacaciones como se debe. La única alternativa que le dejamos es acampar desde las tres de la mañana en la taquilla de su línea de transporte para luego disfrutar de una buena rebatiña a ver si por casualidad, a lo mejor, quizás, si Dios quiere, se va hoy a su destino. Si no, espere hasta mañana a ver si la fuerza lo acompaña.

Quien lo ve piensa que la idea es estimular la ineptitud de quienes deberían estar detrás de los revendedores y no lo están, y aumentar las protestas de potenciales pasajeros que serán más infelices esta semana santa tratando de tener unas vacaciones o de visitar a sus familiares en el interior. Si la idea es que las cosas funcionen menos, vamos bien, muchachos, vamos bien.

¿Por qué no restringir la venta de boletos POR VOLUMEN en lugar de prohibir la venta de boletos ANTICIPADOS? La venta de boletos por volumen podría reservarse para instituciones o particulares que demuestren el destino de dichos boletos. Por ejemplo, si los boletos fuesen personalizados e intransferibles, salvo autorización firmada o presencia del propietario, la cosa sería más complicada.


Por supuesto, las medidas acertadas no son especialidad de este gobierno ni de este país, ya que en gobiernos anteriores también fuimos testigos de disparates similares.

Mi teoría es que a lo mejor en semana santa van a hacer un disparate tan grande que necesitan un atajaperros en La Bandera para taparlo. Si no, simplemente son brutos e ineptos. Sin más vueltas.

Blogalaxia: , , , , , , , ,
Bitacoras.com: , , , , , , , ,
Technorati: , , , , , , , ,

No hay comentarios.: