lunes, 13 de abril de 2009

En el Metro estamos mal pero vamos... mal!

Durante esta semana santa se realizaron trabajos de mantenimiento en la Línea 1 del Metro, cosa que me parece maravillosa. Sin embargo, se podría decir que esto vendría siendo como limpiarle las orejas con un hisopo a un perro sarnoso recién remojado en el Guaire.

En un artículo de El Nacional, la Vicepresidenta de operaciones y mantenimiento del Metro explicó que, a pesar de las restricciones de transporte en el Metro durante estas vacaciones, el flujo de viajeros fue alto. Lo que culminó con esta frase, digna de un marco: "pese a las restricciones con las cuales se está prestando el servicio de transporte durante las labores de mantenimiento mayor, el Metro sigue siendo la opción preferida por los habitantes de Caracas para desplazarse en la ciudad"


Señora, el Metro no es "la opción preferida", es prácticamente la única alternativa que queda. Si el Metro fuese un servicio que pudiese tener competencia privada paralela, probablemente existiría un mejor servicio que la gente preferiría.

En una ciudad llena de colas, en la que las líneas de transporte abarcarán un 60% del territorio, el Metro es prácticamente la única opción para la mayoría de la población. Pero esto no quiere decir que sea la favorita.


Es decir, nadie elige por gusto esperar durante hasta 20 minutos en un andén sin aire acondicionado (lo cual bajo tierra es mucho decir) con papeleras invadidas de chiripas, escaleras mecánicas sin funcionamiento, trenes y vagones insuficientes y una velocidad de viaje que en otros países da risa.

Próximamente, una crónica sobre el sistema para obtención del Pasaje Preferencial Estudiantil, un viacrucis de vieja data.


Blogalaxia: , , , ,
Bitacoras.com:: , , , ,
Technorati: , , , ,

1 comentario:

John Manuel dijo...

"Es decir, nadie elige por gusto esperar durante hasta 20 minutos en un andén sin aire acondicionado (lo cual bajo tierra es mucho decir) con papeleras invadidas de chiripas, escaleras mecánicas sin funcionamiento, trenes y vagones insuficientes y una velocidad de viaje que en otros países da risa."

Se te olvidó la musiquita de Alí Primera, y las gigantografías que te acosan mientras esperas. Ah y como olvidar a los choros...