lunes, 4 de enero de 2010

¿Cómo quebrar a un país en 10 sencillos pasos? Parte I

No hay que tener demasiados dedos de frente para saber que las medidas tomadas por el gobierno para paliar los problemas actuales del país no son las mejores. De hecho, son las peores posibles.

Esto se puede atribuir a dos motivos: 1. el gobierno está lleno de gente muy bruta y 2. el gobierno está buscando acabar con el país.

Si bien no puedo negar de buenas a primeras lo de la gente muy bruta, me cuesta creer que realmente haya gente tan bruta para no notar el impacto de las mencionadas medidas en el desarrollo del país.

El paso de hoy: la restricción eléctrica.

¿En qué consiste?: hacer cerrar los centros comerciales a las 9 pm para disminuir el consumo eléctrico, y ordenarles la reducción de su consumo en 20%.

Resultados: los centros comerciales deben finalizar actividades entre 7 y 8 de la noche para poder apagar sus luces a las 9. Para quienes no lo saben, la actividad dentro del centro comercial continúa horas después de que la santamaría cierra, para hacer mantenimiento, chequeos de seguridad, cuadre de caja y demás asuntos administrativos.

¿Quiénes se ven afectados?: locales nocturnos, cines, tiendas, entidades bancarias y, lo más importante, sus usuarios. Aquellos que trabajan por horarios ya no tienen derecho a ir a los sitios de esparcimiento propios de los centros comerciales al salir de su trabajo. Se acabó el cine de medianoche o cualquier función después de 7.

El imperio de la lógica

De este lado de la barrera lógica y con asesoría de conocedores en la materia surgen las siguientes medidas, que pudieron haberse aplicado y no se hicieron:

1. Cobrar más a quienes más consumen: si consumes por encima de X kb/s, te pongo un recargo en la tarifa de X%. El gobierno tiene mayor ingreso y puede reinvertir ese recargo adicional en infraestructura eléctrica, inversión muy necesaria para culminar los proyectos que generarán la energía demandada.

Si bien la lógica del sistema de comercio te dice que los precios al mayor son menores, esta es una medida especial para el momento que se vive.

2. Tomar medidas sobre las pérdidas eléctricas: en algún momento se habló de cobrar una "tarifa plana" en aquellas zonas populares donde el servicio eléctrico es irregular, o por conexiones ilegales. El caso es que, ni se amonesta a quienes tienen tomas ilegales de energía (comenzando por el propio ministro de Energía eléctrica), ni se eliminan las tomas, ni se les cobra por ese servicio.

Saquen la cuenta de cuanta energía se está yendo por el bajante por esta vía, sobre todo tomando en cuenta que el consumidor de tomas ilegales no tiene conciencia de ahorro de energía porque NO ESTÁ PAGANDO por ese servicio y, por ende, no le importa dejar todo encendido durante las 24 horas.

3. Disminuir el consumo en horas críticas y trasladarlo a horas de bajo impacto: la razón por la que hay fallas de suministro es, básicamente, que todo el mundo pide energía a las mismas horas. Es tan simple como los sitios web que colapsan con demasiadas visitas a la vez.

En el caso de las fábricas, todas trabajan en el mismo horario, por lo que todas consumen un volumen alto de energía durante el día. Impulsivamente se podría pensar que se consume más energía en la noche, porque es cuando enciendes la luz, pero no. Eso aplica casi exclusivamente para el consumo residencial, de los más bajos.

Ofrecer tarifas preferenciales por consumo nocturno a las fábricas fue una de las medidas que me sugirieron hace poco. Si los prestadores de servicios consumen la energía de día y un buen volumen de fábricas pasa sus consumos para la noche, el "halón" de energía no será tan fuerte, y no se producirán tantas fallas. Si la tarifa es lo suficientemente buena, valdrá la pena pagar el bono nocturno a los empleados.

4. Ofrecer precios preferenciales (o dólares preferenciales) para la compra de plantas eléctricas: esto incentivaría el consumo de electricidad autogenerada en centros comerciales y demás establecimientos. Por supuesto, al gobierno siempre le parece mejor idea la vía represiva.

5. Promover el uso de la energía solar u otro tipo de energías alternativas: mucho se habla de fuentes alternativas, y mucho se critica al "imperio" porque está destruyendo el planeta. Pues resulta que una ONG está instalando plantas que funcionan con paneles solares en comunidades rurales de Centroamérica, y colocando a sus propios habitantes a operarlas, generando fuentes de empleo.

El dato más útil: la construcción de las plantas la ejecutan los miembros de la ONG, y los paneles los obtienen por donativos. Teniendo tanto dinero como lo tiene este gobierno, no debe ser tan difícil.

¿Por qué no se invierten los recursos en surtir barrios, comunidades rurales y edificios gubernamentales de este sistema?, ¿por qué no se incentiva que la empresa privada también lo utilice? Por cierto, para lograr que la empresa privada haga algo, se puede recurrir a otros métodos que no impliquen privaciones. En serio, existen.

Por supuesto, estas medidas promoverían algún tipo de desarrollo, y esto no es lo que se está buscando. Así culmina el paso I de esta secuencia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Con respecto a la ultima pregunta de porque no se incentiva a la poblacion a usar energia verde, facil porque aca no hay cultura, aca si montan una placa con celdas solares sobre un edificio/casa/centro comercial o se la roban (asi no sepan para que sirve) o se le caen a piedra y la destruyen. No es verdad?

Angie Rodríguez dijo...

Muy cierto. No dejo de criticar la falta de cultura frente a la energía renovable.

Pero, con los mismos recursos propagandísticos y económicos con los que se nos trata de meter hasta en el tuétano la ideología socialista se puede concientizar sobre el uso de energías renovables.

Y con un tercio de los escoltas de las figuras gubernamentales se podría propiciar un ambiente de seguridad en el que ese vandalismo propio de nuestro momento no se pueda ejecutar.

Juan dijo...

excelente planteamiento an!