domingo, 19 de julio de 2009

Cuando quieres y no puedes: inseguridad represora

Hoy, después de cierto tiempo, pasé por Bellas Artes. Cuando estaba haciendo el taller de Diseño Cinematográfico en el Laboratorio del CNAC (de cuya lista me sacaron por misteriosas razones), elegí el Parque Los Caobos para mi ejercicio porque esa zona tiene una incidencia de luz solar muy particular.

Hoy eran poco más de las seis de la tarde. Llovía suavemente y el cielo tenía un extraño color rosa. Sin embargo, algunas nubes dejaban paso para pequeños rayos de sol que se derramaban sobre algunos edificios dándoles un hermoso degradado de sepia a amarillo oscuro.

Vi un edificio aproximadamente a la altura de la torre Provincial, su fachada era de vidrio, así que el reflejo era aún más intenso. Incluso el Hotel Alba Caracas (ese que cuando era Hilton ya se estaba cayendo) ostentaba tonos tan hermosos que eran dignos de una foto publicitaria, verdaderamente el Alba.

Tenía mi cámara conmigo. Me la regaló mi tío hace año y medio después de haber pasado toda la carrera trabajando con cámaras prestadas y sacrificándome para llegar a tener una. Y hay que ver que esa cámara, a pesar de tener demasiados automáticos para controlarse a gusto, trabaja muy bien los colores, y hubiese destacado adecuadamente lo que mis ojos veían.

Quise tomar una foto, pero no lo hice. No la tomé por temor a que me robaran la cámara. Estaba casi sola, con unas cinco personas a mi alrededor. Gente muy extraña salía de los rincones: ebrios, indigentes, personas sospechosas. Bellas Artes, una de mis zonas favoritas, se ha convertido en una zona roja, por eso tenía tanto tiempo sin ir para allá, especialmente cuando el centro de idiomas donde estudio francés tuvo que irse del Ateneo al finalizar el comodato.

Ahora, mis fotos ya no dependen de mí, sino de donde me encuentre. Es triste que ya no pueda fotografiar una de las zonas con mejor fotografía en Caracas, sencillamente porque no me siento segura.

Para mí, este es un tipo silencioso y algo sutil de censura. En una forma en la que el entorno inseguro que este régimen ha cosechado consigue callarme a veces.

Y a cada uno le llegará su cuota de afectación. De eso pueden estar seguros.

Blogalaxia: , , , , , , , ,
Bitacoras.com: , , , , , , , ,
Technorati: , , , , , , , ,

No hay comentarios.: