domingo, 28 de diciembre de 2008

Crisis de estacionamientos: cuando quiero parar, no paro

Caracas es un estacionamiento pero, contradictoriamente, no tiene suficientes estacionamientos. Cuando quieras parar voluntariamente y no a causa de una cola insufrible, te costará mucho sudor, y esperemos que te ahorres la sangre.

En algún momento, la ciudad se llenó de más gente de la que podía soportar, especialmente cuando fue construida sin ninguna noción de planificación urbanística. Como el transporte público es realmente malo y no satisface ni la mitad de las necesidades de la población, era de suponer que este silogismo daría como resultado que también nos llenáramos de más carros particulares de los que podrían transitar.



Parada segura

Cuando pensamos en estacionarnos, casi siempre se nos viene a la mente parar en un centro comercial. Estos lugares se han convertido en la plaza del siglo XXI, ya sea porque tienen de todo en un sólo sitio o porque nos sentimos más seguros en un lugar lleno de cámaras y vigilantes. El caso es que, como nuestro carro nos costó quizás unos 100 sueldos mínimos, queremos que esté en el sitio más seguro posible, y aún así le metemos un trancapalanca, bloqueamos los seguros y ponemos la alarma más ruidosa del mercado.

Lógicamente, el centro comercial concibió su estacionamiento para que los visitantes dejaran su vehículo mientras hacían sus compras y/o actividades dentro de éste. Pero, ya que estos son casi los únicos lugares seguros para dejar el vehículo, muchas personas que no tienen intenciones de usar el mall igualmente paran allí. Como resultado, el centro comercial tiene menos puestos de estacionamiento que ofrecer a los verdaderos clientes.

Soluciones sobre la marcha

Algunos centros comerciales han optado por abrir sus instalaciones más tarde de lo usual, para evitar que personas que van a sus lugares de trabajo estacionen allí a la hora de entrada. Esto puede que ayude, pero un mall con locales que ofrezcan desayunos, periódicos u otra actividad de primera hora, probablemente termine perdiendo alquileres de tiendas con esta medida, ya que estos locales esperan estar abiertos a la hora que les representa más productividad.



Una que otra alcaldía ha rescatado de la desidia estacionamientos públicos, y los centros comerciales colaboran activamente en su promoción, pues son una vía de escape al exceso de vehículos. El caso emblema es el estacionamiento subterráneo de la plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes, ampliamente promocionado como estacionamiento alternativo del CC Tolón.

El caso es que, independientemente de la automatización de las salidas, el sistema prepago y otras medidas que evidentemente agilizan el flujo vehicular dentro de los estacionamientos, la respuesta es construir más de estas instalaciones, pues las existentes no alcanzan.

Durante su campaña. escuché a Emilio Graterón, actual alcalde de Chacao, hablar de nuevos estacionamientos que serían habilitados en el área. Esto está muy bien pero, cuando le preguntaban por el modo de asignación de puestos, éste manifestó que pensaba recurrir al "consenso comunitario". Perdona mi excepticismo peeeero... esperemos que te funcione y que el asunto no se vuelva una piñata.

Sin visión de futuro

Al igual que no existió una visión de futuro a la hora de construir la ciudad, tampoco la hubo a la hora de abastecerla de estacionamientos. Es evidente que quien planificó las calles del casco central pensó que Caracas tendría 50 mil carros para siempre. Igualmente sucedió con los estacionamientos.



Mientras en la actualidad es impensable construir un edificio residencial o comercial sin su respectivo estacionamiento subterráneo o paralelo, antes no era tan obvio. Cabe recordar que en zonas como Chacao, el casco central y algunas otras de Caracas, los edificios tienen unos 50 años de construidos, y no cuentan con estacionamientos subterráneos o aledaños como muchas de las construcciones habitacionales actuales. Antes, el que tenía carro se estacionaba frente al edificio. Pero, cuando comenzó a haber un carro por cada apartamento, la cosa se complicó.

¿Y entonces?

A hacer estacionamientos. Se generan fuentes de empleo, es un buen negocio y alivia uno de los males de esta ciudad. Si te sobraron unos reales o pedirás un crédito y quieres montar un negocio, te di una buena idea. Háblenme de otras ciudades, también quiero saber.



Blogalaxia: , , , , , , , ,
Bitacoras.com: , , , , , , , ,
Technorati: , , , , , , , ,

No hay comentarios.: